Entradas

Cero.




'Que igual que vino fue 
que hoy es cero' 
(Dani Martín)


Cero.
Cero porque es el número con el que empezamos siempre.
Porque una vez desde abajo solo se puede subir,
porque cerramos los ojos y solo existe ese cero de ti que se ha quedado conmigo.
Como cuando tienes miedo o cuando quieres gritar,
cuando quieres salir corriendo o cuando necesitas llorar.
Y es que de esta manera solo quieres bailar, que halla ese
cero por ciento de ti en mi vaso de ron, que ya no quede nada
de nosotros en tu cama
(ni en la mía), que lo de pasar pasar página y 
lo de cambiar de libro no me sirve, que necesito que todo sea cero.
Volver a no conocerte, a no reir por tu culpa o ni siquiera
mirarte por los pasillos donde tantos besos me has robado.
Sonrisas inquietas y miradas que hablan,  que ahora no digan nada, 
que solamente sea cero. 
Porque lo normal de ti, era lo contrario de mi,  y aprendí a vivir con ello pero puedo vivir sin ti, 
que te quedes sin despedidas
que tampoco son para tanto, 
que no vuelvan los atardeceres 
en los que no eramos precisamente dos.
No quiero que te quedes, aunque a veces dude que te vayas,
o aunque a veces duela que lo hagas.
Tampoco necesito que me mires con los ojos
de 'Hemos vivido demasiado para perderlo todo' 
Y es que tus ojos marrones, que a simple vista decían 'cero'
hoy quiero que me lo vuelvan a decir,
necesito perderme, pero necesito perderte antes. Casi olvidarte.
Las cosas duran lo que duran, y hoy ya ha dejado de durar, 
hemos pensado en los buenos ratos, y lo que hemos aprendido,
lo que me he perdido por ti,
lo que te has perdido por mi,
lo que a partir de ahora, será siempre cero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario